¿Qué es un informe de lectura y cómo hacer uno? 

¿Sabías que hay lectores profesionales? Sí, ¡personas a las que se les paga por leer libros! Por lo general, los lectores profesionales se dedican a realizar informes de lectura: reportes pedidos por las editoriales para evaluar la calidad y las posibilidades comerciales de una obra literaria. Pero ¿qué es exactamente un informe de lectura y cómo se hace uno? 

¿Qué es un informe de lectura?

Un informe de lectura es un documento elaborado por un lector por encargo acerca de una obra literaria de otra persona. Estos documentos suelen incluir una sinopsis de la obra y un análisis meticuloso acerca de sus potencialidades y sus defectos.

Normalmente, estos informes son solicitados por una editorial, con el objetivo de que la empresa decida si considerar o no la publicación de ese escrito. Esto permite a las casas editoriales ahorrar tiempo y trabajo y evitar leer todos los manuscritos que les llegan. De todas formas, también es común que un autor particular pida un informe de lectura a un lector profesional para que realice un análisis detallado de su obra.

Si escribiste una obra literaria y estás buscando que un equipo de lectores profesionales realice un informe de lectura, ¡no dudes en conctactarnos!

Antes de seguir, es importante comprender bien la diferencia entre un informe de lectura y una propuesta editorial, que es algo completamente distinto. Aunque ambos documentos ofrecen una sinopsis de un manuscrito, no persiguen los mismos objetivos. Una propuesta editorial es el intento de venta del manuscrito a una editorial, realizado por el autor o alguien que trabaja para él, mientras que un informe de lectura es un análisis realizado por alguien que generalmente trabaja para esa editorial.

¿Cómo hacer un informe de lectura?

Persona agarrando un libro de una estantería.
Foto: Unsplash

Hay muchas formas en las que alguien puede trabajar en una editorial. Una de ellas es realizando informes de lectura. Pero ¿cómo hacer uno? Aunque un informe de lectura tiene que ser detallado, eso no significa que tenga que ser muy complejo ni excesivamente largo. Más bien, todo lo contrario: debe estar redactado con un lenguaje sencillo y directo. No olvidemos que el objetivo es que los editores tengan una idea lo más precisa posible sobre el material analizado.

Si una editorial te contrató para que realices un informe profesional de lectura, o si estás buscando hacerlo por alguna otra razón, a continuación te contamos cuáles son los elementos que no pueden faltar en un documento de este tipo. Es importante aclarar que esta guía es orientativa, y las editoriales podrían exigir datos diferentes o un formato en específico.

1 – Detalles del manuscrito

Lo primero es lo primero. En la primera página de un informe de lectura deben consignarse una serie de datos relacionados con el título analizado:

  • Título de la obra
  • Nombre completo del autor o de la autora
  • Tipo de texto (ficción o ensayo, por ejemplo)
  • Género y subgénero
  • Breve sinopsis
  • Tipo de público al que se dirige
  • Extensión de páginas del manuscrito
  • Puntuación 

La puntuación es el primer dato plenamente subjetivo que el lector profesional o lector editorial incluirá en el informe de lectura. Por lo general, se trata de un número de 1 a 10, y tiene en cuenta todos los aspectos relacionados con la calidad literaria, así como su potencialidad comercial. Este puntaje servirá a las editoriales para darse una idea de lo que podría encontrarse en las páginas siguientes.

2 – Datos del autor

Por lo general, en la segunda página del informe de lectura hay una pequeña biografía del autor o la autora. Se debe consignar si ha trabajado en obras similares o si ha publicado otros libros.

3 – Descripción del manuscrito

Es momento de realizar la descripción del manuscrito. Esta tiene que ser detallada; es decir, se debe narrar desde el principio hasta el final de la obra. Una buena idea es hacerlo mediante una escaleta en la que cada punto sea una acción importante de la obra. 

¡No te preocupes por los spoilers! La intención de un informe de lectura es ahorrarles tiempo y trabajo a los editores. No pasa nada si se develan detalles importantes de la trama; de hecho, ¡es lo que debería suceder!

4 – Valoración

La valoración es el punto clave de un informe de lectura. En algunos párrafos, el lector profesional tiene que realizar una evaluación detallada y fundamentada del manuscrito, explicando cuáles son sus puntos fuertes y sus puntos débiles. La valoración puede dividirse en tres aspectos: opinión personal, valoración literaria y valoración comercial:

  • Opinión personal. El lector editorial tiene que dar su opinión de la forma más directa y sencilla posible (¡casi como si estuviera manteniendo una conversación con el editor!).
  • Valoración literaria. En este apartado, el lector debe evaluar la calidad de la obra con un puntaje del 1 al 10. También es importante que justifique la nota. 
  • Valoración comercial. Aquí, el lector profesional también debe poner una nota del 1 al 10. Además, tiene que justificar la nota y definir qué posibilidades de venta tiene el libro, y por qué.

5 – Propuestas

El lector editorial también puede proponer algunos puntos para que el editor considere, como un buen título para el libro, la sinopsis de la contraportada o las acciones de marketing pertinentes para que el libro tenga un mayor éxito comercial.

Precio de un informe de lectura: ¿cuánto sale?

Persona leyendo.
Foto: Unsplash

No hay tarifas fijas para un informe de lectura. Ocurre mucho con las profesiones relacionadas con el mundo editorial: por lo general, al no haber ninguna regulación sobre estos trabajos, las tarifas varían bastante según cada profesional y cada país.

Al momento de cotizar un informe de lectura, el lector profesional podría tener en cuenta una serie de aspectos, como la extensión del manuscrito, la complejidad del texto o si el autor ya tiene otros trabajos publicados.

Si estás buscando un informe de lectura, no dudes en consultarnos para saber cuáles son nuestras tarifas.

¿Puedo ser un lector editorial?

Mucha gente está interesada en la profesión del lector editorial. Después de todo, no solo se puede vivir de la escritura: también se puede vivir de la lectura, y que te paguen solo por leer libros debe ser genial. Pero ¿cómo ser un lector profesional para una editorial? 

Hay muchos blogs en internet de personas que cuentan sus experiencias en este desconocido e interesante mundillo. Si bien cada caso es diferente, la mayoría de ellos coinciden en que algunas de las características centrales para ser un lector editorial son las siguientes:

  • Pasión por la lectura. Lógicamente, te tiene que gustar leer para ser un lector editorial.
  • Conocimiento de la editorial. Muchas veces, los lectores profesionales trabajan para una sola editorial. Es necesario que conozcan bien su catálogo literario y que tengan el criterio muy afilado para saber de entrada si un manuscrito es o no potencialmente publicable en esa casa.
  • Rapidez de lectura. Por lo general, las editoriales contratan a estas personas para ahorrar tiempo y dinero. Por ello, buscarán a alguien que lea velozmente y, sobre todo, de forma profesional.
  • Buena expresión escrita. Es muy importante contar con herramientas que permitan una escritura fluida, directa y muy precisa. 
  • Capacidad de análisis. Los lectores profesionales tendrán que examinar detalladamente los manuscritos y poder extraer sus cualidades o defectos.

En la agencia Palabra, contamos con profesionales que se encargan de realizar informes de lectura. Podemos hacerlos tanto para editoriales como para autores independientes que simplemente necesitan una valoración meticulosa de su manuscrito. ¡No dudes en consultarnos!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s